El producto fue agregado correctamente
Los 15 de Godot

Encuentros con la industria: «Bibliotecas» y Ediciones Godot

Por Ezequiel Figueredo / Jueves 23 de febrero de 2023
Portada de «Bibliotecas» (Godot, 2023).

Con motivo de sus quince años, Ediciones Godot lanzó un hermoso libro de ensayos dedicados a las bibliotecas. Ezequiel Figueredo conversó con Hernán López Winne, confundador de Godot, sobre el flamante Bibliotecas. Y también sobre la distribución de libros en nuestros países y la edificación de un catálogo orientado por la idea de «que los libros pueden cambiar la manera de ver el mundo».


Ezequiel Figueredo: ¿A qué viene el libro Bibliotecas? De qué manera les parece que se inserta en la larga tradición de reflexión/juego en torno a las bibliotecas que existe en la literatura argentina? 

Hernán López Winne: Bibliotecas lo pensamos justamente porque si hay algo que atraviesa nuestras vidas son las bibliotecas. Quienes tienen la lectura como una actividad cotidiana, o quienes al menos gustan de disfrutar de un buen libro, una linda historia, tienen algo que contar o una experiencia que les resuena en relación con las bibliotecas. Y nos pareció interesante buscar escritoras y escritores contemporáneos que pudieran decirnos algo sobre eso. Y no necesariamente sobre cómo ordenan los libros, sino más bien qué experiencia se les juega, qué les resuena cuando piensan en las bibliotecas. Por eso, también, hay visiones tan distintas, y eso es lo que queremos que se vea reflejado en el libro.


EF: ¿Cómo surgió la lista de escritores a convocar? ¿De qué manera les parece que dialogan entre ellos en el libro? 

HLW: Son autoras y autores que nos interesan, que nos gusta lo que escriben, sea ficción o no ficción. Se establece un diálogo interesante aunque escribieron sus textos sin haber leído los otros, porque algunos describen situaciones similares y otros, situaciones bastante disímiles. Desde bibliotecas que se unen cuando dos personas se van a vivir juntas (Jazmina Barrera), bibliotecas que a pesar de la convivencia se mantienen separadas (Katya Adaui), bibliotecas que quedan en cuarentena y aún siguen embaladas (Selva Almada), bibliotecas perdidas en separaciones (Martín Kohan). Son miradas novedosas, distintas, y buscamos que todas que tuvieran la misma extensión.


EF: ¿A lo largo de quince años, cómo ha cambiado la forma en que los libros pueden movilizar a las lectoras y los lectores, y generar nuevas búsquedas, parafraseando la presentación de Godot?

HLW: Creo que a medida que un catálogo crece y se consolida, lectoras y lectores pueden empezar a leer y pensar en torno al futuro, anticipando o previendo qué tipo de títulos puede ir publicando la editorial. Eso es muy estimulante. Y también es muy estimulante ver que algunas ideas de esos libros puedan ser citadas o utilizadas para pensar, para acompañar lecturas o meramente por el placer de subrayar y archivar frases (yo hago mucho eso con todos los libros que leo).


EF: ¿Cómo negocian el trabajo entre dos editores, Víctor Malumián y vos

HLW: En nuestro caso se dio naturalmente una división de tareas de acuerdo a nuestros intereses: Víctor tomó la parte de diseño, que a él le interesaba explorar, y yo tomé la parte más comercial y administrativa, que era algo que a mí me gustaba, sobre todo el vínculo con librerías y distribuidores. Después, lo que ninguno negocia ni va a dejar de hacer es leer originales para traducir y publicar, es la parte más linda y divertida del trabajo. 


EF: Ustedes rompieron con aquel rol del editor como mero mediador textual, y se han dedicado a intervenir en la escena editorial en iniciativas como la FED. ¿De dónde vino la idea de hacerlo? ¿Hubo modelos en esto? 

HLW: La FED surgió lisa y llanamente de una necesidad. En un momento iniciático de la editorial, cuando era muy chica y tenía pocos títulos y poco dinero también, nos dimos cuenta de que necesitábamos un espacio para vincularnos con lectoras y lectores. La Feria del Libro en ese momento era muy costosa para nosotros y en un café surgió la idea de armar otra Feria en la que pudieran convivir distintas editoriales pequeñas para mostrar sus producciones. La primera edición fue en un lugar muy chiquito; hoy la FED creció muchísimo y recibe 20 mil personas en tres días, tiene programas para editores del exterior, para librerías del país que vienen a comprar, organizamos el Premio a la labor librera. La Feria tomó un lugar en el que coexisten distintas aristas, además de la primordial que es la venta de libros, vinculadas con lo profesional y el sector editorial.


EF: ¿Cuál es el camino por el que han llegado a enfocarse en el rol del editor/a en la FED? 

HLW: Desde el primer momento, aun siendo muy pequeña, estábamos convencidos de que la FED tenía que tender hacia la constante profesionalización del sector. Y todo nuestro foco está puesto en eso. Además, como organizadores de la Feria que a la vez son editores, pensamos la FED como un lugar en el que editoras y editores tengan todo resuelto y solo tengan que preocuparse por exhibir y vender sus libros. 


EF: ¿De qué manera han logrado sortear los desafíos de la distribución? ¿Cómo se imaginan a las lectoras y lectores de Uruguay?

HLW: En 2018 creamos nuestra propia distribuidora en Argentina, Carbono. En otros países, buscamos siempre tener un distribuidor con quien podamos conversar cotidianamente, pensar en conjunto estrategias de distribución, formas de difundir los libros. Muchas veces las ideas o pensamiento que podemos tener respecto de un mercado o una forma de trabajar son erróneas y para eso es vital tener un distribuidor que conozca el país y que pueda orientarnos.  


EF: Tras un cierto desgaste de la denominación «editorial independiente», ¿cuál sería el gran desafío de quienes se dedican a hacer buenos libros en nuestros países? 

HLW: El desafío tiene que ver con lo que nosotros pensamos que tiene que generar lo que hacemos: pensamiento, ideas. Quizás seamos un poco románticos, pero creemos firmemente que los libros pueden cambiar la manera de ver el mundo, y eso es lo que publicamos y lo que intentamos publicar. Ese es el gran desafío, cuidar los libros que hacemos, sostener el catálogo, ser prolijos y respetuosos con las lectoras y los lectores.

______________________________________________________________________

[Víctor Malumián (izq.) y Hernán López Winne (der.)]


Víctor Malumián es Licenciado en Ciencias de la Comunicación (UBA). Junto a Hernán López Winne fundó en 2008 Ediciones Godot. En el 2012 generaron la Feria de Editores, que ha recibido en su última edición más de 250 editoriales de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Uruguay y Venezuela. En 2016 publicó como coautor el libro Independientes ¿de qué? a través de Fondo de Cultura Económica México. En 2017 cofundó Carbono, la distribuidora que proporciona soluciones logísticas a Ediciones Godot, Gourmet Musical, Sigilo, Leteo, Barrett, Club Editor y El gato y la caja. 


Hernán López Winne es Licenciado en Ciencias de la Comunicación (UBA). Junto a Víctor Malumián fundó en 2008 Ediciones Godot. En el 2012 generaron la Feria de Editores, que ha recibido en su última edición más de 250 editoriales de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Uruguay y Venezuela. En 2016 publicó como coautor el libro Independientes ¿de qué? a través de Fondo de Cultura Económica México. En 2017 cofundó Carbono, la distribuidora que proporciona soluciones logísticas a Ediciones Godot, Gourmet Musical, Sigilo, Leteo, Barrett, Club Editor y El gato y la caja. 

Productos Relacionados

También podría interesarte

×
Aceptar
×
Seguir comprando
Finalizar compra
0 item(s) agregado tu carrito
MUTMA
Continuar
CHECKOUT
×
Se va a agregar 1 ítem a tu carrito
¿Es para un colectivo?
No
Aceptar