«Hâsib y la reina de las serpientes», de David B.

Matrioska árabe

Por Rodolfo Santullo / Lunes 15 de marzo de 2021
Ilustración de David B. en «Hâsib y la reina de las serpientes», (Impedimenta)

Aladino, Simbad, Alí Babá, y también Hâsib. El ilustrador francés David B. escoge el cuento menos conocido de Las mil y una noches, «Hâsib y la reina de las serpientes», para convertirlo en una colorida, detallada e hipnótica novela gráfica, recomendada por Rodolfo Santullo.

 

Uno de esos tantos libros muchas veces mencionado y no tantas veces leído, Las mil y una noches es una recopilación de cuentos medievales del Oriente Medio concatenados a través de un único relato: un rey extremadamente celoso y cruel, que está convencido de que todas las mujeres le son infieles, toma una esposa tras otra para pasar una noche con ellas y mandarlas decapitar, invariablemente, a la mañana siguiente. Ese horrible designio, temido por todas, termina con Sherezade, la hija del Visir, ocupándolo estratégicamente.

Es que Sherezade, además de hermosa, es en extremo ingeniosa y acude a su condena con un plan. En su noche de bodas le cuenta al rey un cuento, pero el relato no termina sino que deja su resolución pendiente. El rey, anhelante por saber cómo sigue la historia, posterga su ejecución y a la noche siguiente Sherezade repite la operación; el rey vuelve a posponer la pasada por cuchillo. Así sostiene el asunto nuestra inagotable narradora durante las noches que dan título al libro o recopilatorio y, para cuando termina, el rey se ha enamorado perdidamente de ella y descarta su equivocado proceder.

Contrariamente entonces a lo que se cree comúnmente, no corresponde una historia a cada una de esas mil y una noches, sino que los relatos se continúan unos con otros y, si bien tienen todos ellos un cierre, queda casi siempre pendiente algún punto, el destino de algún personaje, la venganza sobre algún villano, etc. Y más allá de sus historias más populares, muchas de las cuales han trascendido la publicación de origen como «Aladino y la lámpara mágica», «Simbad el marino» o «Alí Babá y los cuarenta ladrones», la antología de relatos se nutre de centenares de personajes y leyendas, dioses y demonios, reyes del pasado, destinos y condenas.

Rescatando quizá unas de las historias menos conocidas, aparece el genial autor David B., responsable de esa obra maestra del noveno arte que es Epiléptico. El francés se remite a la noche cuatrocientos ochenta y dos, cuando Sherezade da comienzo al relato de Hâsib, el hijo del mayor sabio del reino, quien deriva en un «bueno para nada» sin demasiadas posibilidades en su futuro, hasta que su camino se cruza con el de la reina de las serpientes. Pero cómo todas las historias contadas por la incansable narradora, la de Hâsib no es lineal sino que, por el contrario, a lo largo de las dieciséis noches que se extiende, irá caracoleando entre personajes, relatos y situaciones. Se conformará incluso como una matrioska, un artefacto narrativo que incluye una historia dentro de una historia dentro de una historia, a partir del relato de Hâsib, que Sherezade le cuenta al Rey, y que contiene a su vez el relato que la reina de las serpientes cuenta a Hâsib, y este, el relato que el devoto Buluqija le cuenta por su parte a la reina. Y no duden que el relato de Buluqija tiene, por supuesto, otros relatos recogidos por este durante su aventura.

Así, mientras Sherezade lograba mantener la cabeza sobre sus hombros alguna noche más, nosotros recibimos de manos de David B. una formidable adaptación que es literal en su texto —por cierto, la narración es extraordinaria, impredecible y cierra por completo en su propia premisa, por más que haya más noches e historias luego de ella— pero que se potencia a la enésima gracias al arte imaginativo, descontrolado y sorprendente de su adaptador, quien logra unir alquímicamente guion y dibujo, logrando que no se pueda diferenciar donde comienza uno y termina el otro. El francés da rienda suelta a todo su barroquismo y desarrolla página a página, viñeta a viñeta, con una profundidad que desborda y quita el aliento al mismo tiempo, innumerables detalles para el deleite del lector.

Hâsib y la reina de las serpientes reúne en esta edición de Impedimenta los dos álbumes que David B. realiza para toda la historia y son otra notable muestra de su genial quehacer, así cómo una manera diferente y apasionada de acercarse a uno de los mejores libros medievales que existen en nuestra historia, uno que no solo no envejece sino que se revitaliza cuando recibe tratamientos como este.

También podría interesarte

×
Aceptar
×
Seguir comprando
Finalizar compra
0 item(s) agregado tu carrito
MUTMA
Continuar
CHECKOUT
×
Se va a agregar 1 ítem a tu carrito
¿Es para un colectivo?
No
Aceptar